Desesperanza

No obstante los graves y difíciles momentos que nuestro país históricamente ha tenido que sobrellevar siempre acompañó al pueblo colombiano la esperanza. De esa actitud positiva es la que nos está despojando el mandatario del cambio, quien cada día se muestra más secesionista, agresivo y amenazador, trayendo una realidad imposible de imaginar: total decrecimiento de la economía, de la seguridad, de la producción, de las medicinas y del empleo; mientras crece desmesuradamente la muerte de líderes sociales, los cultivos ilícitos, el deterioro del orden público, el número de integrantes y la capacidad de daño del ELN, de las llamadas disidencias de las FARC, el narcotráfico, la delincuencia común, el crimen organizado, las intervenciones indebidas en los otros poderes de la democracia y en general en todas las instituciones. 

La precedente descripción de la situación actual es el resultado de la ausencia de un buen gobierno, señala desempeños que permiten opinar que no se debe persistir en el rumbo que se le viene dando a esta Nación, más aún si todo está invadido por una corrupción desenfrenada. 

El descontrol es absoluto. Las amenazas provenientes de las cárceles que circulan en la red nos dejan fríos por el calibre de sus mensajes. El gobierno ausente. Por ello, unos días después, el ministro de Justicia da cuenta del criminal atentado que le costó la vida, a plena luz del día, en la carrera 30 con calle 80 de la ciudad de Bogotá, al Coronel Elmer Fernández, director de la cárcel Modelo de la ciudad capital.

A la familia del Coronel Fernández le extendemos un sincero mensaje de condolencia. Lamentamos el execrable crimen originado, no se dude, en los centros penitenciarios, otrora visitados por el hermano del gobernante.

Y mientras el Coronel se desplazaba sin ningún tipo de seguridad, de protección, pese a las amenazas que había recibido e informado, la familia de Petro, sin necesidad ni merecimiento, gozan de unos esquemas exagerados, por ejemplo, a su hija la vieron con 30 escoltas, 6 motos, 8 policías y 6 camionetas Toyota blindaje 5. No hay derecho a que mientras quienes exponen su vida por este país quedan librados a su suerte, en orfandad absoluta, quizás por la “igualdad” quienes no la requieren sean excesivamente dotados de protección. 

Es probable que el desgobierno que se observa obedezca a las maniobras realizadas para obtener el poder. Se empeña el presidente constantemente y desde diversos lugares a hacer un llamado a salir a las calles. Esto tendría como objetivo defenderlo del «golpe blando» que inventó, como una estrategia para cubrirse de los graves hechos que rodean la campaña que le eligió. 

El descontrol de Petro se agudizó cuando los dos magistrados ponentes del CNE Benjamín Ortiz y Álvaro Hernán Prada presentaron, tras largos meses de investigación, un proyecto de resolución de más de 300 páginas en el que analizan y sustentan con las pruebas recaudadas la violación de los topes de la campaña.

Es tan grande su desesperación que está cuestionando la competencia del CNE cuando en el pasado reciente recibió de esta entidad su credencial de presidente y no presentó objeción alguna.

Lo cierto es que para el común de la gente la campaña del Pacto Histórico quebrantó los topes legales, vulnerando el derecho a la igualdad de los candidatos y el de participación de los votantes, por lo que la mayoría de colombianos respaldan a las autoridades en sus investigaciones y decisiones. La forma de frenar sus abusos y arbitrariedades es, sin duda, formularle cargos o avanzar en su juicio político.

Está asumiendo poses de emperador. Comete toda clase de abusos como si su gestión no tuviese que regirse por la Constitución y la ley. Valga citar, entre otros, los anuncios en contra de la Federación Nacional de Cafeteros y su intrusión en el nombramiento del rector de la Universidad Nacional, abusos que deben terminar.

Aplaudimos la valentía de los jóvenes que en reciente encuentro en Bogotá, encabezados por William Molina sin tapujos controvirtieron al Presidente por su pésima gestión populista. Abren una senda clave de cuestionamientos a un gobierno destructor que en sus dos años de gestión no ha dado respuesta satisfactoria a la juventud que ayudó a elegirlo. 

Al indigno presidente le molesta, le incomoda y le frustra el cuestionamiento al que se le somete. Entonces, debemos mantener el control de las calles y también llevar a cabo una protesta permanente y pacífica en las redes. 

La forma irregular como se hizo esa campaña, hace crucial estudiar la posibilidad de sostener una protesta bulliciosa, clara y permanente que acompañe el ya popular grito de Fuera Petro. Ha sido el pueblo el que ha estado manifestándose así desde el inicio de su desastrosa gestión.

Ahora es necesario someter a consideración una «pitatón» como  permanente herramienta de la oposición. El celular y el pito que se le incorpore serán  suficientes para enfrentar a los pocos que persisten en el odio y en la intención de destruir nuestro país.

El pito representa autoridad. Lo usan el policía, el vigilante y el bombero. Trae consigo un mensaje para la salvaguarda de la vida, y ahora, de aceptarse, representará también la salvaguarda de la nación

Cuando el ciudadano se encuentre frente a una acción del gobierno que le afecte, debe pitar, como una expresión de rechazo a la inflación, al alza de la gasolina, a la escasez de medicamentos y a tantas otras cosas que estamos teniendo que soportar. Los organizadores de la “Marcha de Todos”, que es la misma marcha del 21 de abril de 2024, debemos analizar si acogemos esta protesta como un símbolo más. 

Gustavo Petro tiene sitiado al país. Su desgobierno y falta de gestión son evidentes y la destrucción de la Patria está en marcha. No es momento de anunciar candidaturas. Los políticos están ausentes por completo cuando más les requiere el país. Lo que hay que hacer es impedir que el país caiga al abismo, conservar la esperanza. Es el momento de la unidad y de rodear a las FFMM y de Policía. Nuestra causa de defensa del país se impone como prioritaria en la agenda nacional. 

Bogotá, D.C. mayo 18 de 2024 

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión 

El ególatra

Esta semana los magistrados del CNE Álvaro Hernán Prada y Benjamín Ortiz, después de ardua labor de investigación de la denuncia anónima presentada en el mes de febrero de este año, contra la campaña presidencial de Gustavo Petro y Francia Márquez, por violación de topes, radicaron una extensa ponencia de formulación de cargos ante la sala Plena de la corporación.

Es necesario recordar que para la primera vuelta el tope era de $28.536.520.492 millones. Y para la segunda era de $13.347.457.427 millones. Ambos topes fueron ampliamente superados.

La campaña no reportó en su informe los aportes de entidades como Fecode, Uso y el Polo Democrático, pagos a testigos electorales, pagos por transportes aéreos y otro ítem relacionado con la campaña del Pacto Histórico.

Por otra parte, en la primera vuelta hubo 3 donaciones de fuente prohibida por tratarse de personas jurídicas: Fecode, Uso e Ingenial y Media.

Los aportes cuestionados fueron así: Fecode, 500 millones de pesos. Polo Democrático, un préstamo de 500 millones de pesos que entra y sale de la contabilidad de la campaña. Uso, 121 millones, siendo fuente prohibida.

La donación de 500 millones de pesos a Colombia Humana por parte de Fecode no solamente no está permitida, sino que además resulta extraña. Se han utilizado dineros de los trabajadores para la campaña política de quien, a la postre, los «tumbó» apoderándose de la celebración del día del trabajo.

En la segunda vuelta el aporte de Uso fue de 379 millones. En transporte aéreo se trató de 950 millones en servicios que no fueron declarados. En cuanto a testigos la cifra es de 177 millones y tampoco fueron declarados.

Y aquí viene una historia desconocida hasta el momento. Se trata del evento de celebración del triunfo de la campaña, tras la segunda vuelta, en el Movistar Arena. El evento costó 250 millones por los cuales se expidió una factura. Sin embargo, esta fue anulada y el pago se dividió así: 150 millones que pagó la campaña y 100 millones que pagó el gerente de la misma, Ricardo Roa, con su tarjeta de crédito personal.

A esta conclusión se llegó tras la investigación de los magistrados.

Las reacciones exageradas, descontroladas, histéricas del presidente Petro frente a estas decisiones que ponen en entredicho su gobierno dejan conocer los pasos que pretenderá seguir para permanecer en el poder.

Quedó por completo clara su conducta de “emperadorcito”, pretendiendo invadir la competencia de los otros poderes públicos y autoridades administrativas para impedir el cumplimiento de la ley y sacar avante sus innobles propósitos

El Consejo de Estado, al decidir sobre una tutela instaurada por la senadora María Fernanda Cabal, dio al presidente un plazo de 48 horas para que explique qué son «coordinadoras de fuerzas populares«. Pues en Cartagena se refirió a ellas al invitar a la ciudadanía a salir a las calles.

Esperemos que su respuesta no corresponda a la Coordinadora de Fuerzas Populares en la época de los Soviets leninistas que tomaron el poder en Rusia en 1917, fincados en el partido «del pueblo» comunista.

Los llamados al pueblo, «mi pueblo», dice ahora, son ya reiterados e insistentes. Es una forma de presionar a las Cortes cuando habla de hacer respetar el voto del año 2022. Y quedará en entredicho y aún más si el CNE comprueba la violación de los topes.

Es claro entonces que el proceder del primer mandatario constituye un no blando sino duro golpe a la democracia, a la Constitución y al ordenamiento jurídico, lo que lo inhabilita para reclamar y acudir en pos de sus deseos, que no del bien común, a los electores que presumiblemente tuvo en el 2022.

La verdad es que el golpe blando del que continuamente habla no existe. Una decisión del máximo organismo rector en materia electoral, el CNE, vendría más bien a ser la causa de su autogolpe, de una caída provocada por él mismo.

Por otra parte, es muy grave el trato dado por el presidente de los colombianos a los magistrados ponentes Álvaro Hernán Prada y Benjamín Ortiz, a quienes se refirió como «vagabundos corruptos de la política». El senador J.P. Hernández ha informado que instauró denuncia penal al respecto.

Gustavo Petro es un hombre sin educación suficiente, grosero, irrespetuoso que desconoce que las cosas van siempre en doble vía: si él irrespeta será irrespetado.

El descontrol del Presidente es tal que su ira alcanzó también a otro magistrado, con motivo de la decisión que tomó en materia de servicios públicos. Petro salió a agredirlo y exponerlo.

Tan serio es este hecho que por parte de 33 exconsejeros de estado, se extendió un comunicado rechazando el trato dispensado al funcionario judicial y varios medios nacionales lo reprodujeron.

Se destaca del comunicado lo siguiente. “…. En un discurso político, el señor Presidente de Colombia ha descalificado una providencia del Consejo de Estado y a su magistrado ponente. Quienes hemos cumplido con la sagrada función de administrar justicia en nuestro Estado de Derecho, desde la trascendental especialidad de ser los jueces del Estado, hemos actuado siempre con la total convicción de tomar las decisiones respaldados en la normativa que rige cada caso concreto.”

Todas estas manifestaciones divisionistas y confrontacionales de Gustavo Petro son de un peligro latente y vigente que se agrava más con su peligroso y continuo llamado a una constituyente subversiva con la que seguramente pretenderá afianzar la ideología que tanto defiende y con la cual querrá amarrarse al poder por largo tiempo.

Bogotá, D.C., mayo 10 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Petro “expropió” el día de los trabajadores

Desde el siglo XIX se celebra, en muchos países del mundo, el 1 de mayo como día del trabajo. Es un festivo que recuerda la lucha de los trabajadores por sus derechos laborales. En Colombia se celebra desde 1914.

Cuando en Colombia aumenta el desempleo se produce, curiosamente, un ataque del gobierno a los derechos de los trabajadores en cuanto a su libertad de elegir en materia de salud y de pensión. Y esto cuenta con el beneplácito de la mayoría de sindicatos y federaciones de trabajadores.

Es en este contexto que el presidente Petro » expropia » la manifestación de los trabajadores y la convierte en un acto político. El presidente ha sido muy poco exitoso en sus llamadas a movilizaciones, habida cuenta de su desgobierno, del decrecimiento de la economía y de sus inconvenientes reformas.  Es por ello que «secuestra» la tradicional manifestación obrera del 1 de mayo para defender su nefasto gobierno.

Desde la tarima de la plaza de Bolívar dirigió a los asistentes un discurso lleno de odio, de división y polarización, de resentimiento, de populismo y engaños, como es ya su costumbre. En ningún momento se refirió a los derechos de los trabajadores e intempestivamente anunció el inconsulto rompimiento de las relaciones con el estado de Israel.

Por supuesto no mencionó que Colombia fue en 2023 el país del mundo con mayor cantidad de asesinatos de trabajadores, según ITUC.

En cambio pregonó, refiriéndose a la bandera del M-19: “Esa bandera [la del M-19] no se guarda, no se esconde. Esa bandera se levanta y va a continuar levantada”. El M-19 , grupo criminal y terrorista, secuestró y asesinó al sindicalista José Raquel Mercado, de la CTC.

Los colombianos recordamos que el M-19 fue una organización criminal, terrorista, sanguinaria, de toda violencia y crueldad. Sabemos que Petro fue uno de sus miembros, de ligas inferiores. Y hoy, él dice sentirse orgulloso de eso, que es tanto como estar orgulloso del dolor y la muerte que este grupo causó.

Dice la sabiduría popular: un hecho vale mal que mil palabras. Y el hecho es que Petro ondeó la bandera del M-19 en la plaza de Bolívar, el día del trabajo.

Cabe preguntarse qué nos está diciendo Petro con el uso de esta  bandera? Aparte de sus palabras relativas a que la organización terrorista no había sido prohibida. El significado va más allá de la ofensa a nuestra bandera, nacida en los albores de la independencia. Francisco  Miranda fue su creador. La versión actual data del año 1934.

Petro ofende así a nuestro país. Su gesto manifiesta un deseo de prolongar su mandato y el temor que tiene de no poder lograr ese anhelo. Lo desvela el grave asunto de la violación de los topes de su campaña, porque cada día crecen las pruebas que así lo demuestran.

Volviendo al anunció del rompimiento de las relaciones con el Estado de Israel, debe anotarse que ello se venía «cocinando» desde hace rato, a partir de cuando Israel fue salvajemente atacado por Hamás y Petro se negó a condenar el feroz atentado. Israel, entre otras, respondió “La historia recordará que Gustavo Petro decidió ponerse del lado de los monstruos más despreciables conocidos por la humanidad que quemaron bebés, asesinaron niños, violaron mujeres y secuestraron a civiles inocentes”.

En el corazón del presidente, o lo que de él le quede, está oculto un neonazi ya que decir antisemita no es suficiente. Y copia, una vez más, a Chávez, su mentor. Ofender a Dios le pasará sus consecuencias. Chávez lo hizo y hoy sabemos que terminó al lado de LUCIFER.

Qué podemos decir? El golpe económico derivado de este rompimiento será enorme y es, además, un momento muy malo, cuando ha crecido el desempleo a la par con el descenso de los indicadores de la economía.

Un capricho ideológico derivado del estalinismo, hace tiempo mandado a recoger, se transformará en la debacle de nuestras fuerzas armadas.

Sabido es que el primer movimiento de Petro tras tomar posesión de la presidencia fue descabezar las cúpulas de nuestras FFMM y de Policía. Quizás nunca dimos a este paso toda la importancia que tiene: significó, mostró, el deseo de Gustavo Petro de iniciar el desmantelamiento de nuestras Fuerzas Militares lo que va a completarse ahora por obra y gracia de este rompimiento de relaciones.

Y cuando esto ocurra, quien nos defenderá?  Es así de simple y por eso saca la bandera del M-19.

Otro de sus pronunciamientos fue el consabido ataque a diferentes estamentos de nuestro país a quienes Petro hace objeto de su odio. No podía esperarse nada distinto, pero sí resultan sus ofensivos ataques una muestra más de que no estaba celebrando el día del trabajo.

Finalmente, un punto de inmensa gravedad: reitera su llamado a una constituyente que provendrá de unas «asambleas populares», cuya organización y concepto se desconoce.

Sabemos que el pueblo es la parte de la población que tiene plenos derechos civiles y políticos. Es tanto como decir que el pueblo somos todos. Entonces, como funcionará esto?

La marcha del 21 de abril le debe dar una idea al mandatario.

Pildorita uno:  Nuestro gran amigo Cr John Marulanda, integrante de Únete por Colombia,  acaba de partir a los Altares Celestiales. Demos gracias al Señor por su vida, su amistad, su entrega y todo lo que fue para Colombia y para nosotros. A Sandra y su familia nuestras condolencias. Paz en su tumba.

Pildorita dos. Todos los salpicados en el escándalo Sneyder, como en el 8000 no renuncian ni se apartan de los cargos mientras cursan las investigaciones. La fiscalía debe proceder con firmeza y celeridad caiga quien caiga.

Bogotá, D.C. mayo 4 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Tres reformas apocalípticas de Petro

Acerca del derecho como protesta Gustavo Manzo Ugas expresó: “Cuanto más se restringe el derecho de libertad de los ciudadanos, más se hará presente la protesta como elemento que busca oponerse a esa restricción, por otro lado, mientras los derechos sociales no se hagan efectivos y no se llegue a conseguir un equilibrio que reduzca las inequidades sociales, allí también se hará presente la protesta y la contestación”.  El pueblo colombiano, el 21 de abril pasado, puso de manifiesto su inconformidad con las políticas de engaño que utiliza el gobierno del “cambio” y las presiones indebidas que ejerce para lograr sus propósitos.

Si bien recientemente el país aplaudió las actuaciones de índole penal contra el superintendente de salud que el apoderado de Keralty, empresa propietaria de la EPS Sanitas, dio a conocer a la nación por la intervención que calificó de ilegítima, también resultó que lamentablemente la euforia por esa noticia poco duró al conocer, el día jueves, que algunas EPS y el gremio que las aglutina optaron por sentarse a negociar con el gobierno acerca de transformarse en gestoras de salud, en boca de muchos para lograr subsistir y sin ninguna consideración por la salud de los colombianos.

Los rectores de las universidades demostraron altura llamando a fortalecer el sistema y en un comunicado dejaron saber que la salud «es un “derecho humano fundamental … y sus servicios deben prestarse de manera oportuna, eficaz, y con calidad para su preservación, mejoramiento  y promoción.”

En la reunión celebrada por Acemi con el gobierno  (funcionarios de la presidencia y del ministerio de salud) se encontró que entre los ausentes figuraba la EPS Sanitas. Las que se entregaron y arrodillaron fueron la Nueva Eps, Salud Total, EPS Sura y Compensar; así como Gestar salud, en nombre de Mutualser y Coosalud, según dicen algunos para “sobrevivir” y sin que verdaderamente para ese consenso se tuviera en cuenta la salud de los colombianos, como, al parecer, lo confirma su manifestación de que “Nuestro trabajo en la mesa continuará en torno a la situación financiera actual del sistema, el 2 de mayo”.

Hoy se sabe que el nuevo proyecto para la salud no difiere sustancialmente del que fuera archivado. Es deplorable que estos hechos se den de esa manera y que su posición haya desatendido la defensa de los usuarios del sistema de salud.

Sólo nos queda confiar que los senadores, en cumplimiento de su deber, nieguen el recurso de apelación instaurado cuando se archivó el proyecto de reforma a ese derecho fundamental.

La protesta pacífica del 21 de abril, que fuera realmente apoteósica y en paz, no puede recibir esta clase de portazo, como tampoco que se acoja el zarpazo que se pretende dar a las pensiones. Los colombianos combatiremos porque se respeten los derechos que se han conseguido y que libremente podamos decidir. No a la estatización de ellos.

Las marchas efectivamente sirven, sientan precedentes y son la expresión de la voluntad mayoritaria, de donde los congresistas, representantes del pueblo, deben valorarla y votar en conciencia teniendo en cuenta el bien común, que no otra clase de intereses. Pese a los comentarios desobligantes del presidente respecto a las manifestaciones en todo el país y aún en el exterior, lo cierto es que los vídeos muestran que fue una caminata arrolladora de toda clase de personas sin distingo ni ideología que le tapó la boca al mandatario. No tuvo a quien criticar. 

Por otra parte es preciso decir que en el senado la reforma pensional obtuvo su aprobación después de eventuales repartijas que han recibido, como es lógico, fuertes cuestionamientos. En tal sentido circuló en las redes un video que hace pensar en la » yidispolítica». Confiemos en que las autoridades competentes lo investiguen.

Ahora bien, esperamos que lo ocurrido con las EPS no acontezca con los Fondos de Pensiones. Sería incomprensible un pacto de rendición y por supuesto, si esto sucediera, quedarían totalmente expuestos el ahorro de los trabajadores, la deuda externa y el futuro pensional de los jóvenes de hoy.

En lo que se conoce del proyecto de pensiones que salió aprobado del senado hay demasiados micos por no decir orangutanes y gorilas. Los fondos de pensiones no pueden permitir que los ahorros privados que son de propiedad de los ciudadanos, pasen a ser manejados por la Junta Directiva del Banco de la República, así se los llegue a confiar a un organismo asesor.

La junta directiva del Banco de la República, que maneja las tasas de interés, no puede bajo ninguna circunstancia responsabilizarse del manejo de los dineros de las pensiones.

El gobierno tiene que entender y comprender que el ahorro privado le pertenece a su titular. Con el proyecto se pretende cambiar por completo su naturaleza privada para convertirlo en recursos públicos y de carácter parafiscal. En otras palabras, de aprobarse en ley de la república esta nefasta iniciativa, el gobierno se adueñaría del ahorro. Otro paso inmenso en la estatización de la nación y un efecto futuro nefasto para los jóvenes de Colombia, no tendrán pensión.

Y la estocada final para causar el empobrecimiento de la clase media y de la clase baja de los colombianos, vendrá por cuenta de la reforma laboral que no propicia el empleo sino más bien crea una gran sindicato colectivo sometiendo a la clase empresarial colombiana.

Bajo los parámetros de esa otra reforma los empresarios no tendrán interés en desarrollar ninguna actividad y se irán al exterior, tal como, según se supo esta semana, ocurrirá con General Motors, que cerrará la planta que tiene en Colombia hace 70 años. Un recorrido semejante al que llevó a Venezuela al deplorable estado en que se encuentra. No permitamos que Colombia llegue a un “cambio” similar.

Por ahora Colombia ya ingresó, por primera vez, a la lista de países con inseguridad alimentaria aguda

Bogotá, D.C abril 27 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Las cuentas de la campaña  

La toma de decisiones es una actividad característica de las personas y cuando esas decisiones tienen impacto colectivo se las denomina decisiones políticas. En los procesos electorales los diferentes candidatos que persiguen lograr la voluntad del sufragante a su favor deben actuar en igualdad de condiciones y con transparencia, principio que consagra la Constitución Política de Colombia y que motivó, entre otros, el establecimiento de los topes de gastos de las campañas políticas, la rendición de cuentas y la existencia del Consejo Nacional Electoral para vigilar el cumplimiento de esos postulados.

Asimismo el Código Penal en defensa del bien jurídico “Mecanismos de Participación Democrática” tipificó como delito en el artículo 396B, adicionado por el 15 de la Ley 1864 de 2017 el exceso en los topes o en los límites de gastos establecidos por la autoridad electoral.

Y es que la competencia entre quienes participan en un proceso electoral debe realizarse en condiciones de justicia e igualdad, por lo que aparece la equidad como principio rector del sistema democrático y condición fundamental para impedir prerrogativas o injerencias indebidas sobre el electorado.

Con ocasión de una queja anónima por presuntas irregularidades en la financiación y presentación de informes de ingresos y gastos  de la campaña electoral que llevó a la presidencia a Gustavo Petro, el CNE inició en febrero de 2023 la correspondiente averiguación, lo que conllevó a que los magistrados Benjamín Ortiz y posteriormente Álvaro Hernán Prada adelantasen un completo trabajo en un tema tan delicado y que, por lo que se anticipó en los medios, era más que probable que en sus indagaciones y pesquisas confirmasen esos delicados hechos.

El pasado jueves Colombia amaneció con la noticia de que los magistrados investigadores del CNE concluyeron su juiciosa investigación y se aprestan a formular una resolución que extiende pliego de cargos a Gustavo Petro, a su gerente de campaña, Ricardo Roa, hoy presidente de Ecopetrol, y a los auditores de la misma, por presunta violación de los topes en esa contienda electoral.

Valga precisar que en su momento el Consejo Nacional Electoral expidió la Resolución 0694 del 19 de enero de 2022 “Por la cual se reajusta el tope de los gastos a invertir en las campañas electorales por los candidatos a la Presidencia de la República en primera y segunda vuelta… en las elecciones para presidente de la República que se celebren en el 2022”, fijando los siguientes topes de gastos para la campaña presidencial:

Primera vuelta: $28.536.520.492 M/L

Segunda vuelta: $13.347.457.427 M/L 

Al parecer los magistrados investigadores hallaron que se sobrepasaron los topes de financiamiento de la campaña por lo que presentaran la ponencia de formulación de cargos ante el pleno de esa Corporación.  La decisión corresponde a la plenaria del CNE, integrada por 9 magistrados y requiere un mínimo de 6 votos para que sea aprobada.

Es claro que en la resolución que se proponga estarán ampliamente analizados indicios y pruebas que justifiquen la medida. Los magistrados que se aparten tienen la delicada tarea de pronunciarse sobre el tema en la sesión plenaria y no les bastará excusarse con la reserva del voto. La correspondiente decisión debe proferirse con celeridad.

De otra parte, en el proceso que sigue la Comisión de Investigaciones y Acusaciones de la Cámara de Representantes, la que abrió investigación previa en los términos de la ley 600 de 2000, se tiene plazo hasta el 13 de junio para resolver en derecho.

Esta Comisión, que inició la investigación previa el 13 de diciembre de 2023, profirió el 27 de febrero de 2024 auto de pruebas, las que deben estar por agotarse pese a demoras y dilaciones de declarantes citados.

Los artículos 424 y 425 de la ley 600 de 2000 así lo establecen:

 “ Artículo 424. Investigación previa. Si surgiere alguna duda sobre la procedencia de la apertura de la investigación, se ordenará abrir diligencias previas por el término máximo de seis (6) meses, con el objeto de establecer si hay lugar o no al ejercicio de la acción penal.

Parágrafo. Una vez vencido el término anterior el representante investigador, dictará auto inhibitorio o de apertura de investigación. El auto inhibitorio será discutido y aprobado por la Cámara de Representantes en pleno.

Artículo 425. Apertura de la investigación. Si se reunieren los requisitos, se proferirá auto de sustanciación, ordenando abrir la correspondiente investigación, practicando las pruebas conducentes con el fin de esclarecer los hechos, las circunstancias en que ocurrieron y descubrir a sus autores y partícipes, conforme a lo señalado en este código.”

A la par con estos dos procesos que van casi paralelos, en similares tiempos, cursan también, ante la Fiscalía General, varias actuaciones.

Por lo que se conoció en los medios hay un principio de oportunidad celebrado en el que se señala al gerente de la campaña de utilizar una aeronave de la empresa Daily Cop, manteniendo vuelos como aporte en especie para que no se reflejaran en las respectivas cuentas.

Según se supo por la FM de RCN esa colaboración se estima en más de 3000 millones de pesos.

Quien celebró el principio de oportunidad, según informes de medios de comunicación, ha sufrido 2 atentados. Y hay un trasfondo, una operación de lavado de activos y de uso de criptomonedas, con el  compromiso de Roa de adoptar una regulación sobre esas monedas virtuales.

Lo manifestado al respecto por Víctor Muñoz, abogado de Omar Hernández es de suma gravedad. Es evidente que Ricardo Roa está en mora de retirarse de la presidencia de Ecopetrol.

Ciudadanos, la forma en que se eligió presidente a Gustavo Petro violando los topes nos impone la obligación de defender nuestra democracia e instituciones. Es por ello que debemos salir a marchar en forma pacífica para expresar nuestro reproche y exigir que las autoridades actúen con celeridad en estos procesos que deben terminar con la sanción establecida en el artículo 109 de la Constitución Política. Esto es, que el indigno que resultó elegido presidente pierda el cargo y se le anule su credencial de Primer mandatario.

Bogotá, D.C abril 21 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Un llamado a juicio cuestionable

Corría el año 2012 y en un debate sobre el paramilitarismo en Antioquia Iván Cepeda, eterno inquisidor del Expresidente Uribe, con fundamento en dos testimonios lo señaló a él y a su hermano de ser fundadores del Bloque Metro de las AUC. A la par, se tuvo noticia de las visitas a las cárceles que realizaron en los Estados Unidos Iván Cepeda, Piedad Córdoba y Rodrigo Lara, para “comprometer” al Dr. Uribe. También visitó, con el mismos propósito, el senador Cepeda la cárcel de Cómbita.  Esto llevó al expresidente a denunciar al citado Iván Cepeda por el presunto delito de manipulación de testigos.

De las visitas realizadas a las cárceles y su objetivo los medios de comunicación han ilustrado con suficiencia, sin embargo de ese proceso penal que comenzó teniendo al expresidente como denunciante, por obra de interpretaciones la investigación dio un vuelco sin precedentes en los anales judiciales y de buenas a primeras, con la participación de unas víctimas que se cuestiona si realmente lo son, quedó a la postre como denunciado. La CSJ, a través de algunos cuestionables magistrados, en el 2018 le cerró la investigación al senador Cepeda y compulsó copias para que se investigara al expresidente Uribe por presunta “manipulación de testigos”. En junio 5 de 2020 tuve ocasión de escribir una columna acerca de lo kafkiano de este proceso.

En junio 24 de 2018 la Corte Suprema de Justicia le abre investigación. Los procesos a los senadores con fuero se rigen por la ley 600 de 2000

Se dispuso escucharlo en indagatoria, extrañamente no se le dio oportunidad de dar su versión libre.

Seguidamente se conoció la interceptación al abonado telefónico del expresidente, la que pese a ser advertida continúo de manera completamente ilegal, y así se llegó a la apertura de investigación dispuesta por el Magistrado José Luis Barceló, a quien se señala como enemigo del Expresidente Uribe.  

El expediente pasó en noviembre de 2018 a la nueva sala de instrucción de la CSJ y le correspondió a la magistrada Cristina Lombana.

Cuando se esperaba que el ministerio público representase a la sociedad, como víctima se admitió, en febrero de 2019, al citado senador Cepeda como parte civil. Una de sus primeras actuaciones fue recusar a  la magistrada Lombana y, por supuesto, la recusación fue aceptada.

En octubre 8 de 2019, fecha clave para contar los términos de prescripción de la acción penal, el Expresidente fue vinculado formalmente al proceso mediante indagatoria por los presuntos delitos de soborno a testigos y fraude procesal.

En fecha imborrable,  el 4 de agosto de 2020 se ordenó  la medida de aseguramiento preventiva y domiciliaria contra Álvaro Uribe, decisión que le puso contra las cuerdas y le obligó a extender su renuncia al Senado de la República, pasando el expediente al conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, obteniendo la revocatoria de su detención en octubre de 2020. Cumplió 66 días de injusta detención domiciliaria. 

El fiscal del caso, delegado ante la CSJ,  Gabriel Jaimes, en marzo 5 de 2021,  en una larga y sustentada exposición, solicitó la preclusión del proceso, por no existir prueba para enjuiciar al señor expresidente. La juez no aceptó los argumentos y ordenó seguir la investigación. Luego le correspondió conocer al fiscal Javier Contreras quien en una actuación deslucida, con muchas equivocaciones, solicitó nuevamente la preclusión, la que fue negada por la Juez 41 de conocimiento de Bogotá, Laura Barrera en mayo 23 de 2023; decisión que se confirmó por el Tribunal Superior de Bogotá, en octubre 6 de 2023.   

Posteriormente se designó como fiscal al doctor Andrés Palencia Fajardo quien en vísperas de vencerse el término de  90 días para acusar o solicitar nueva preclusión, renunció por razones personales. Esto ocurrió el 10 de enero de 2024.

Al terminar el mandato del fiscal general Barbosa la CSJ designó, el 12 de marzo, a la doctora Luz Adriana Camargo como Fiscal General de la Nación en propiedad.

Ella tomó posesión el 22 de marzo y uno de sus primeros actos fue nombrar como fiscal delegado ante la CSJ al doctor Gilberto Iván Villarreal Pava, quien en tiempo record decide acusar formalmente al expresidente, en abril 9.

En sólo 18 días decidió acusar al señor expresidente. Esta acusación se fundamenta en las pruebas que fueron desvirtuadas por los anteriores fiscales, sin que se tenga conocimiento de que se hayan practicado nuevas pruebas, sencillamente había que presentar acusación.

A la juez 44 Penal de Conocimiento le corresponderá atender este proceso en su primera instancia.

El periodista Daniel Coronell calificó al escrito de acusación de flojo.

El señor expresidente en la mañana del miércoles 10 de abril de 2024 entregó una declaración en la que se refiere al llamamiento a juicio, el que ratifica la persecución política a la que ha sido sometido.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez no necesita ninguna ley de punto final. Concurrirá ante la justicia y demostrará su inocencia, la mayoría de colombianos esperamos que el juicio sea justo, en derecho, sin ninguna injerencia, solamente, como lo dispone el artículo 230 de la Carta Magna con apego a la ley.  

En cambio, en el juicio político en curso se cuenta con suficientes pruebas para declarar indigno al actual mandatario por violación de los topes de la campaña que lo llevó a la presidencia. Por ello debería perder su cargo según el artículo 109 de la Constitución Política.

Bogotá, D.C abril 13 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Agoniza la Salud

Colombia no tiene presidente, sino que su destino está en manos de un personaje que, valiéndose de la democracia para llegar a la presidencia, pretende ahora ser dictador, al estilo de Chávez, Maduro, Ortega, entre otros, como emerge de sus continúas actuaciones y discursos en los cuales, además de confesar que es el jefe natural de la primera línea que incendió el país en 2021, desconoce que es el mandatario de un país democrático, sistema que se caracteriza por la división de poderes, como principio político de la forma de gobierno, en el cual los poderes ejecutivo, judicial y legislativo del Estado son ejercidos por distintos órganos de gobierno autónomos e independientes, que deben ejercer sus diversas funciones siempre en colaboración armónica, como lo prevé el artículo 113 de nuestra Constitución Política.

Así, los principios de división de poderes y colaboración armónica entre ellos tiene un fundamento analítico para el cumplimiento del plan constitucional que no es otra que la cooperación y la coordinación de los distintos órganos que conforman el aparato estatal con el objetivo de satisfacer la realización de los fines estatales, que no la subordinación y/o el irrespeto de uno de ellos respecto a otro, pues, tal contexto desfigura el equilibrio que debe reinar entre ellos y rompe el Estado Social de Derecho-

Y justamente ese juego de pesos y contrapesos que debe existir en la democracia es el que continuamente “entrampa” el primer mandatario pretendiendo que las otras ramas del poder público se sometan a su querer, concentrando en él todo el todo el poder y reprimiendo las libertades individuales, lo que se denomina dictadura.

En ese ámbito, a toda costa, buscó imponer su reforma a la salud. Sabido es que lo que mal comienza mal termina. El gobierno optó por tramitar dicha reforma como ley ordinaria y no como ley estatutaria que era lo debido por tratarse de un derecho fundamental.

Pese a ello, la reforma a la salud cumplió con los debates en la Cámara de Representantes y se le impartió aprobación. El siguiente paso era el de la discusión y estudio en la Comisión Séptima del Senado. Esta Comisión está integrada por 14 senadores de los cuales 9 anunciaron y firmaron que votarían negativamente la ponencia.

Se dio comienzo a todo tipo de presiones y maniobras para tratar de conseguir la aprobación.

El gobierno anunció una ponencia alterna intentando por ese medio llegar a la Plenaria y buscando, en la conciliación con la Cámara de Representantes, obtener la tan deseada aprobación. No le funcionó.

La víspera de la votación de la ponencia negativa ocurrió un hecho de inmensa gravedad. En forma precipitada, con una motivación cuestionable que podría llegar a tipificar un delito, el Superintendente de Salud, Dr. Luis Carlos Leal Angarita, mediante resolución 2024160000003002 del 2 de abril de 2024, ordenó la toma de posesión inmediata de bienes, haberes y negocios y la intervención administrativa forzosa de la EPS SANITAS, separando a su representante legal y a su junta directiva. Es lo que en el común de las personas se ve como expropiación.

Esto fue, no se dude, una retaliación por lo que ocurría en la Comisión Séptima del Senado, una presión indebida con desmedro para la salud de los colombianos para así conseguir que no se hundiese la reforma.

Cuando quedó claro el naufragio del proyecto Wilson Arias Castillo, con fundamento en el artículo 166 de la ley 5 de 1992, interpuso recurso de apelación. Se trata de lograr que una Comisión accidental decida si lo admite y una Comisión constitucional lo falle.

Pero no solo se dio el recurso de apelación. También ocurrió que el cuestionable ministro de salud corrió a decir que la constituyente de hecho que el gobierno pretende hacer aprobaría la hundida reforma. En igual sentido se pronunció el presidente, lo cual es de gravedad suma.

Ante los hechos presentados y las irregularidades presuntamente cometidas en el curso de la toma de Sanitas, la Procuraduría General, como le corresponde, abrió investigación disciplinaria contra el superintendente. Efectuada la visita, se estableció que no hay expediente que soporte la intervención a Sanitas, situación que se dio a conocer al país y que por sus repercusiones lo atemoriza.

Más aún cuando también la NUEVA EPS fue intervenida y se especula que lo mismo ocurrirá con SURA. Por su parte COMPENSAR, mediante comunicado de abril 5, informó que solicitaba aprobación de la superintendencia para «retirar de manera total y voluntaria dicho programa, del Sistema de Seguridad Social en Salud”.

El deseo presidencial de colapsar el sistema de salud, dejando de lado la vida y salud de los pacientes, lo cumplió. En marzo de 2023 Petro había anticipado en entrevista a Cambio que las EPS caerían como fichas de dominó. Dio a conocer su pretensión de quedarse con los recursos de la salud y de las pensiones. ¿Qué pasó con EPS Salud Capital durante la administración Petro? Vale recordarlo.

Al contrario, la pandemia del 2020 demostró que el sistema de salud funcionaba.  Pero lo que distingue la gestión de Petro es aniquilar todo lo que funcione y si no logró destruirlo con la reforma ya comenzó a hacerlo con intervenciones presuntamente al margen de la ley.

Esto nos deja un interrogante: ¿quién va a responder por las muertes que se van a producir?

Las entidades que intervenidas invariablemente desmejoran sus servicios y varias terminan en liquidación.

¿Qué hacer ante semejante panorama? Demandar, por supuesto. Y marchar.

Es clave que avance el juicio político que tiene desesperado a Petro porque es muy probable que se compruebe la violación de topes y se le imponga la pérdida del cargo por indignidad, en aplicación del artículo 109 de la Constitución.

Bogotá, D.C. marzo 6 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Jóvenes: ¿qué esperan para reaccionar?

Nuestro país está atravesando un momento difícil y ni siquiera es posible explicarlo bien por lo cual se está produciendo en la ciudadanía una gran zozobra.

Sea lo primero intentar responder a este interrogante: ¿Para qué un presidente elegido en democracia con una mayoría, no extraordinaria, pero sí suficiente para no tener dudas, quiere enlodarse ante su electorado, ante el país y ante la historia convocando a una «asamblea constituyente» que no es constitucional ni legal?

Porque está descartado que la asamblea constituyente a la que se refirió Petro en Puerto Rellena, Cali, ante un auditorio que ni siquiera entendió del todo de qué se trataba, sea la Asamblea Nacional Constituyente prevista en nuestra Constitución política, artículo 374 y siguientes.

Porque para llegar a esta figura está claro que se requiere un tiempo que Petro ya no tiene. Está próximo a completar dos años de mandato y, tiene ejecutado el 40.5% de su mandato. Según cálculos conservadores, se requeriría otro tanto para el complejo proceso. Tampoco contaría el mandatario con las mayorías requeridas, ni en el Congreso ni mucho menos en cuanto al registro electoral.

Qué gobernante tan idiota, consigue el poder en democracia y plantea después un cambio mediante una asamblea constituyente a la fuerza.

Es por eso que queda claro que se está refiriendo a otro tipo de asamblea constituyente. Es la misma que ha venido invocando, sin llamarla por su nombre, en muchos de sus discursos a lo largo del tiempo en que ha sido presidente.

Hablamos de esos llamados al caos porque no se puede designar de otra forma a «ríos de gente», a «hombres, mujeres y niños» que deberían, según Petro, salir a las calles y llenar las plazas.  Y nunca aclaró con qué objetivo se haría esto.

Podría ser para «apoyar» sus desquiciadas reformas, como en el caso de la de la salud, que tanto nos angustia y en la que tanto insiste.

En un momento como este, difícil y triste, marcado por un muy mal gobierno cuyas consecuencias ya sufrimos todos, es imperativo que nuestros jóvenes, especialmente quienes votaron por Petro, tomen conciencia de la situación.

Emigrar no es tan fácil de llevar a la práctica. Entonces, permitiremos que nuestro país sea destruido por un extremista, verdadero lobo vestido de oveja que recién empieza a mostrar sus garras?

El desafío a que está llamada la juventud es ahora, ya, luego será tarde y habrán perdido la oportunidad de vivir en democracia. Dicen que nadie experimenta en cabeza ajena, pero está tan cercana la realidad venezolana que nos toca como propia.

Los jóvenes venezolanos que votaron por Chávez llevan 25 años viviendo la destrucción de su país, sometidos a un régimen que les ha tenido bajo una violencia estructural, la que, según la investigadora Gloria Perdomo, se refiere a aquellas “condiciones que se imponen, privando a las personas de sus garantías de derechos humanos, como el derecho a la vida, a un nivel de vida adecuado, a la salud y a la protección inmediata en caso de daño y afectaciones”, situación que surge de un errático sistema económico, social, político e institucional, como el que también actualmente vive Colombia, luego es tiempo de despertar y no permitir que les “roben” la libertad, los sueños y la patria.

Según varios autores, los que han advertido a los colombianos, el declive de Venezuela y de los derechos de los venezolanos tuvo su arraigo en la constituyente convocada por Chávez, le corresponde a la juventud no caer en el mismo error y a todo el pueblo salvar a Colombia de la tiranía

Es tiempo de reaccionar. Uno de los escenarios que ha mencionado Petro para sus asambleas es el de la universidad pública. Obviamente, la propuesta no quiere otra cosa que desestabilizar.

Están las universidades, públicas y privadas, preparadas para hacer frente a esto?

Quienes irreflexivamente votaron por Petro pese a todas las señales de alarma, Venezuela, el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla, las amenazas del entonces candidato formuladas en sus varias campañas contra todos los estamentos del país, el odio y la rabia que con demasiada frecuencia destilaban sus palabras y sus propuestas descabelladas, tienen una deuda con este país.

Querían un cambio que ofrecía el siniestro candidato pero nunca supieron ni se interesaron por saber de qué se trataba.

La mayor fortaleza de los países es la educación. Los que tienen   un PIB en constante crecimiento lo consiguen gracias a la preparación de su población.

Hay entre nosotros un segmento de jóvenes perezosos y atenidos, que creen que tienen todos los derechos y ninguna obligación. Ellos constituyen un factor de atraso. Pero para cambiar tan nociva manera de pensar se requiere una mejor educación.

El gobierno se equivocó tremendamente con su iniciativa de pagar por no matar.

Por otra parte, las condiciones actuales de vida de Cuba y Venezuela  no deben ser las de nuestra población. Piénsenlo, jóvenes, reaccionen y no crean en populismos baratos.

Rechacen el llamado a una constituyente que tiene por único apoyo al ELN. Estos subversivos se pronunciaron así el día 22 de este mes:  “Asamblea Nacional Constituyente lo entendemos como un esfuerzo encaminado a la democratización y construcción del buen vivir para todas y todos”.

Dios nos libre!

Bogotá, D.C, marzo 23 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

Martes y miércoles negros

Cuando se cree que se puede obrar sin respetar ni las instituciones ni la ley ni la Constitución se puede llegar a vivir días negros. Esto le ocurrió a Petro durante los pasados martes 12 y miércoles 13 de marzo.

El martes, muy temprano, el gobierno nacional, que creía tener todo listo para la aprobación de la reforma a salud, se vio sorprendido por la noticia de que 7 senadores de la Comisión Séptima habían radicado una ponencia de archivo de esta. La misma fue más tarde suscrita por una octava senadora, Norma Hurtado. Después se conoció que se sumó Ana Paola Agudelo. Y así fue como quedó establecido que la reforma se hundiría.

El gobierno solo consiguió 5 apoyos mientras que la oposición tiene el apoyo de nueve senadores. Son ellos: Lorena Ríos, Honorio Hernández, Alirio Barrera, Nadia Blel, José Marín, Angel Pinto, Berenice Bedoya, Norma Hurtado y Ana Paola Agudelo.  

Una vez que se produjo este hecho llegó la reacción del presidente quien desde la Casa de Nariño anunció que no se retiraría la reforma. Sin duda fue un error ya que retirar el proyecto le hubiese ahorrado un descalabro.

En rueda de prensa manifestó con su ya habitual alharaca que el actual sistema de salud no es sostenible y descargó su ira contra algunas EPS que según él tienen billones de pesos perdidos en reservas técnicas.

Los nueve senadores están más que firmes y manifestaron a la opinión pública que no cambiarán su voto.

El segundo golpe recibido por el presidente provino del Honorable Tribunal de Justicia y Paz de Barranquilla.

El magistrado Carlos Andrés Pérez, mediante auto 148 del 13 de marzo de 2024, negó de forma contundente y ajustada a derecho la libertad a Salvatore Mancuso, criminal de lesa humanidad, a quien en agosto pasado el gobierno nacional nombró gestor de paz.

La decisión aplicó la excepción de inconstitucionalidad. Al respecto se indica en la providencia: “A tono con la señora Procuradora y contrario a lo expuesto por la Fiscalía31 y los Abogados de Víctimas, la Sala determina que la Resolución Presidencial 244 del 14 de agosto de 2023 tiene serios vicios que la hacen incompatible con la Constitución Política al pretender una excarcelación abierta e ilimitada para un postulado a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz a quien sólo en este Tribunal se le ha atribuido responsabilidad por 34.002 crímenes de lesa humanidad y de guerra. Por esa razón se inaplicará en el caso concreto el referido acto administrativo y, como consecuencia, se denegará la libertad extraordinaria postulada por el señor Presidente de la República a favor de SALVATORE MANCUSO GÓMEZ.”

Es preciso indicar que el auto de marras fue notificado en estrados en la misma diligencia, por lo que la defensa del postulado Mancuso interpuso el recurso de apelación ante la Honorable Corte Suprema de Justicia, quien tendrá en definitiva la última palabra, pero por ahora  Salvatore Mancuso continuará encarcelado.  

Esa decisión da al traste con la agenda preparada por la Casa de Nariño. La argumentación del tribunal de Justicia y Paz es sólida y se espera que la Corte Suprema de Justicia se pronuncie en igual sentido.

El miércoles negro culminó con la frustración del eventual sabotaje que se le quiso hacer a la Corte Suprema de Justicia.

Ocurrió que la doctora Amelia Pérez entregó, minutos antes de iniciar la Corte las deliberaciones y votaciones, su renuncia.

Contrario a lo que se creía y esperaba en la Casa de Nariño, la CSJ procedió a hacer la elección de Luz Adriana Camargo como nueva Fiscal General de la Nación. Ella fue escogida y designada en propiedad.

Es probable que se presenten demandas que traten de impedir que la doctora Camargo se posesione pero ella ya adelanta los preparativos para hacerlo. Finalizando el mes a más tardar la primera semana se posesionará ante el Jefe de Estado.

Esperamos que cumpla con todo lo que dijo a los magistrados de la CSJ. Que obre con total imparcialidad e independencia. Que no sea fiscal de bolsillo y que tenga claro que los colombianos no respaldamos ninguna clase de Comisiones a la manera de la que adoptó Guatemala contra la impunidad. Muchos éxitos en su delicada y futura gestión.

Después de estas tres acertadas decisiones que se traducen en un contundente llamado a hacer las cosas bien, el siempre equilibrado, ecuánime y ponderado presidente Gustavo Petro decidió, durante un evento en la Universidad Nacional, «despacharse» como coloquialmente se dice, en contra de la radio y en particular de las cadenas Caracol y Rcn.

Para estupor de la ciudadanía, acusó a estos medios nada más y nada menos que de «embrutecer a los colombianos». Lamentablemente no explicó cual es el razonamiento que lo ha llevado a tan inaudita conclusión, pero es la reacción a esas decisiones que le atormentan y no tiene como tratar de corregirlas.

En fin, bienvenidas las acertadas decisiones judiciales. La rama Judicial mostró completa independencia y da claro mensaje a los colombianos.

Pildorita: Al presidente Petro se le nota descompuesto y temeroso por el avance del juicio político en su contra y por la situación de su hijo Nicolás. Estas son algunas de las razones por las cuales, rodeado de la minga, la guardia indígena y la primera línea, ha amenazado al país desde Puerto Rellena, en Cali.

Ha dicho que de no aprobarse sus reformas convocaría a una asamblea constituyente. Esta, según el artículo 376 de la Constitución, requiere de mayorías especiales. Por tanto, es posible que se esté refiriendo a otra clase de constituyente, una constituyente subversiva.

Bogotá, D.C. marzo 16 de 2024

BERNARDO HENAO JARAMILLO

Columnista de Opinión

MANOS QUE OYEN, QUE EDUCAN, QUE APRENDEN

Aristóteles, quien ejerció una dictadura intelectual y universal durante tantos siglos, aseveró: el hombre tiene manos porque tiene cerebro; o sea que este último es quien manda y gobierna a aquellas. Anaximandro, a su turno, discrepó totalmente y aseguró: el hombre tiene cerebro porque tiene manos; o sea que son estas las que moldean y educan a aquel.

Esto último suena estrambótico, pero la neurología actual se inclina a darle la razón a Anaximandro. Igual la vida máxima de Helen Keller (Estados Unidos, 1880-1968) contribuye a ratificarlo. Una fiebre a los 18 meses la dejó ciega y sorda, y como no oía, no obstante tener los órganos correctos, tampoco aprendió a hablar. Muda. Todo conspiraba para convertirla en un desecho semihumano, sin utilidad alguna y condenada a vivir cautiva dentro de su propio cuerpo. Sin embargo,  a través de las manos, de las suyas y de las de otras mujeres, aprendió a hablar y a oír.

Imaginarla puedo en esa oscuridad, vacía pero igual tan llena de soledad. El reproche de sus sentidos, paredes de un silencio absoluto. No existiría para ella sino la sensación del abismo y de la nada. Triste de los sueños, ni Dios le podría hablar en esos sus vacíos sueños. Negro todo, y ni siquiera un moribundo y desdibujado crepúsculo, ni siquiera una sombra, ni siquiera el gris de la ceniza. Sin memoria inicial de qué, sin recordar qué, ella, prisionera de un primigenio olvido y luego señalada para hasta un olvido infinito.

Los esplendores del mundo, afuera, plenos, pero ella sin ni la luz ni el color ni la música ni la bondad de una sonrisa. La mirada, -si acaso así decirse puede- solo vuelta hacia sus internos horizontes vacíos, con el viaje hacia una noche sin retorno.

Laberinto interno de sellados pasadizos; laberinto sin puertas de ingreso ni de salida, las que poco a poco se fueron abriendo. Primero fue Anne Sullivan, experta en ciegos, su ángel tutelar, siempre y todos los días trabajando con ella. La Sullivan le hacía  tocar algo, el agua, por ejemplo, y luego en las manos de la Keller escribía la palabra correspondiente, para que la captara en su mente.

Después fue la terapista Sara Fuller. Helen introducía sus dedos en la boca de Sara, quien pronunciaba una letra. Primero la m, luego la p, luego la t y así sucesivamente, captadas por la Keller mediante las vibraciones. La Fuller podría pensar que “sostener esos dedos era como sentir el leve acariciar de una mariposa”. En la última sesión, cuando la terapista se despedía recomendándole que practicara, Keller pronunció las para ella cuatro palabras mágicas , de resurrección, de elevación, y fueron: “ya… no…soy…muda.”

Luego de hablar vino el escuchar. Helen colocaba sus dedos en los labios de la persona, practicaba, hasta que por sus vibraciones aprendió a traducirlas en palabras en su cerebro. “Ya escucho”, dijo.

Así oyó cantar al Gran Caruso. Y fue más allá. El gran violinista Jascha Heifetz interpretó para ella varias composiciones, mientras la Keller, con levedad, colocaba sus dedos sobre la caja del instrumento y así captaba por la vibración la correspondiente melodía.

Fue una épica individual y singular. Como una catarata de creatividad, escribió muchos libros. Incluso con títulos de sensibilidad y poesía: “Luz en mi Oscuridad” y “Paz en el Atardecer”. Ella comenzó su “Historia de mi Vida”, con una ondulante confesión de leves incertidumbres ante sus desafíos, que continuaron siendo muchos. Con humildad confesó: “No sin cierto temor comienzo a escribir la historia de mi vida. Supersticiosa vacilación se apodera de mí cuando intento descorrer el velo que oculta mi infancia tras una dorada niebla”. Pronunció muchas conferencias en su país y en más de treinta países extranjeros. Sirvió como ejemplo y se entregó a muchas bellas y diversas causas

Helen Keller fue varias veces condecorada como una vida ejemplar de superación, de generosidad y de servicio. Esa su vida refuta el ácido “Informe sobre ciegos”, de Ernesto Sábato, un adulto mayor ya ciego. Más bien, con Borges, otro ciego, en el “Poema de los Dones”, diría ella, si lo hubiere leído: “Nadie rebaje a lágrima o reproche… lento en mi sombra, la penumbra hueca…”

Helen Keller fue grande por sus méritos propios, pero también porque hay una justicia poética, y, en mi opinión, especialmente porque fue grata. Y la gratitud paga. Y paga bien. Y siempre. Y colma el espíritu. Y no importa lo que demore en el tiempo. Agradecida afirmó: “Todo tiene sus maravillas, incluso la oscuridad y el silencio, y aprendo, sea cual sea el estado en el que me encuentre” Y ya próxima a morir, le confesó a un amigo: “En estos oscuros y silenciosos años, agradezco a Dios que ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha”.

Y eso que también se le negó el amor, eso “que nos deja ver a los otros como los ve la divinidad”.

Tantas causas defendió, y apacible y grata pasó por la vida prodigando la buenaventura, algo así como “por el misterio de la rosa, que prodiga el color y que no lo ve”.

LUIS GUILLERMO GIRALDO

Columnista de Opinión